¿En qué momento se descompuso Puebla?

0
70

Al inicio de las campañas escribí que el gobierno del estado debía garantizar la seguridad de los poblanos, candidatos y demás sectores para evitar que Puebla se manche de sangre por el proceso local que vivimos rumbo al primero de julio.

Lo anterior no pasó y Puebla se ubica en las esferas nacionales por la muerte de diversos actores políticos en manos de la delincuencia.

El caso más reciente, la candidata del Partido Verde Ecologista de México a diputada local, Juana Irais Maldondo Infante quien competía por el distrito de Huauchinango.

Tras esta lamentable noticia, escribí en mi cuenta de twitter el siguiente comentario que entristeció algunos.

“Llevo 9 años en los medios de comunicación y jamás había visto que durante un proceso electoral se asesinaran a tres candidatos para un cargo ¿En qué momento se descompuso Puebla?”

Uno de los comentarios que recibí de manera personal en mi whatsapp me dejó con la boca abierta y más o menos dice así.

“Qué te sorprendes, Puebla todavía está tranquilo a comparación de otros estados del país, a comparación de Veracruz donde la delincuencia es horrible. Puebla está en una cuna de oro”.

Posiblemente tengan razón en su comentario, pero lo que no compartiré es que en Puebla y en cualquier otro estado de la República Mexicana, exista la violencia que derive en la muerte de personas.

Creo que a nadie le conviene eso.

También es lamentable ver como actores quieran sacar raja política con el reciente caso vivido con la candidata del PVEM por el distrito de Huauchinango.

Es cierto que son campañas, pero no comparto que la muerte de alguien sirva como catapulta para sumar adeptos y demostrar que están comprometidos con la violencia que se vive en Puebla.

No mencionaré los nombres de quienes sacaron raja política con la muerte de Juana Irais Maldonado, pues también sería hacerles campaña gratis y ni eso se merecen en estos momentos.

Hasta aquí mi reporte.

Recuerden escribir a chcuholemus58@gmail.com

LA FRASE

“Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística”.

Jorge Luis Borges

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here