Esto no es ningún “último empujón”

0
144

He escuchado a muchas personas decir, respecto a las campañas electorales, “ya vamos por el último jalón”. A muchos políticos de carrera hablar del “último empujón” que supone el último mes del proceso. Esto me llama mucho la atención, porque sí: en principio vamos a entrar a la recta final de esta elección; pero por otro lado, considero que este término engloba mucho el por qué la ciudadanía está cansada de las campañas y los políticos. Desde mi punto de vista, esto no es el “último empujón”; sino el primer empujón de una relación que será, para quienes resulten ganadores, de al menos lo que dure su gestión. Para mí, significa mostrar cansancio antes de empezar a trabajar.

En los recorridos por las calles me he encontrado a gente que me dice que tienen definido su voto, y eso es respetable, y cuando les pregunto si conocen las propuestas de ese candidato o si esta persona ha visitado su colonia, su calle o su casa, en ocasiones me responden que no, pero que lo han visto en espectaculares, alguien les ha contado, o que van a votar por esta persona porque está ligada a la figura presidencial por la que van a votar. Esto me sorprende, porque quiere decir que existen personas que no están buscando dar a conocer sus propuestas, que no están saliendo a buscar a la gente. Ni siquiera han dado el “primer” empujón y ya se sienten merecedores de representar a un distrito, una ciudad, estado o país.

El último empujón lo dará quien pueda regresar a su distrito, tras su gestión, y dar la cara a los ciudadanos que hayan votado por ella o por él, sin tener que justificar negligencia, olvido o ineficiencia. El último empujón será cuando se cuente con la confianza y el respaldo de nuestros propios vecinos y amigos, para poder emprender proyectos más grandes en equipo. El último empujón representa, al menos para mí, el compromiso de trabajar codo con codo, más allá de las puertas de un recinto donde se toman decisiones. Por esto, los ciudadanos retomamos los espacios políticos, no para ser acompañantes o para demostrar que somos de algún grupo, sino para decirles a otros ciudadanos que ellos también tienen la oportunidad y el derecho de representar a sus familias y a sus amigos en diferentes tribunas de representación.

Cuando se viene de la cultura del trabajo y de la responsabilidad, no hay cabida para el cansancio o para dejarse ir. Si la gente otorga su voto, está otorgando la posibilidad a otra persona de poder transformar su entorno para bien. Esto es la esencia de la representación popular, también del servicio público. Por eso, reconozco a los compañeros candidatos que salen todos los días a caminar sus municipios, distritos, circunscripciones y estados, que no importando el partido o la ideología, anteponen los intereses de otros ciudadanos y buscan generar las soluciones más viables, las propuestas más acertadas y las sinergias más efectivas para mejorar al país. También hago un llamado a “los cansados”, que han preferido permanecer al lado de otras figuras –más populares o conocidas-, a que participen en estas campañas con la intención de que sea el inicio. Porque ganemos o no, todos tenemos también la posibilidad de incidir y mejorar las cosas, si tan solo vemos en este proceso una oportunidad de coincidir.

Que este sea “el primer empujón” que nos permita llegar a un 02 de julio con el ímpetu para transformar nuestro país, con unidad y con energía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here