Ebrard gana terreno en el war room de AMLO y frena una batería de spots contra Anaya

Se opuso a polarizar la campaña cuando faltan más de 50 días para la elección. Qué decían los videos.

Marcelo Ebrard, coordinador de campaña de AMLO en la Primera Circunscripción. Cuartoscuro

El war room de Andrés Manuel López Obrador estuvo a punto de cometer un error de principiantes, cuando el tabasqueño lleva de mínima -según el consenso de las encuestas- no menos de diez puntos de ventaja sobre su principal seguidos, Ricardo Anaya. El team de Morena estuvo a punto de potenciar la polarización que el Frente empezó a instalar en las últimas semanas.

PO había adelantado que en el bunker de Anaya habían establecido el primer debate en el Palacio de Minería como el arranque de una nueva etapa de la campaña. Desde allí, Anaya dejaría de prestarle atención y tiempo a José Antonio Meade, para concentrarse en AMLO. Esperaban así instalar la idea de una polarización inevitable.

El tiempo les dio la razón. Con ayuda de los empresarios más importantes del país, por cierto, que salieron al ring público a marcar claros contrastes con el candidato de Morena, al tiempo que en privado insinuaban una posible declinación de Meade. Así lo reconoció el propio Javier Lozano.

Frente a esta incipiente polarización, algunos referentes del war room de AMLO no tuvieron mejor idea que encargar una batería de spots apuntando directamente contra el queretano. Los videos se filmaron la semana pasada y quedaron listos para ser utilizados en los tiempos oficiales que le corresponden a Encuentro Social y el PT. La idea era evitar que esa “campaña sucia” quede ligada a Morena directamente.

¿Qué decían los videos? Se grabaron muchas versiones, pero siempre girando sobre el mismo concepto: la histórica vinculación de Anaya con el “viejo régimen”.

Una primera versión dice: “Ricardo Anaya acepta que busca un pacto con el PRI y con Peña Nieto para evitar que Andrés Manuel gane”, al tiempo que muestra el fragmento de la plática del queretano con Leonardo Curzio, en donde afirmó que “conversaría con quien haya que conversar para ganar la elección”. El spot cierra: “En México no queremos más PRIAN. Vamos por el cambio verdadero”.

Una segunda versión asegura: “Las mentiras de Anaya quedan en evidencia. Al inciar su campaña, fingió estar en contra del PRI, amenazando con sacarlos de Los Pinos y meterlos en la cárcel. Hoy muestras sus verdaderas intenciones: busca un pacto con el PRI y con Peña Nieto para que Andrés Manuel no gane”. Y vuelven a mostrar el fragmento con Curzio.

Las tomas cambian, pero la idea central se repite en varios de los spots que ya estaban listos para salir. Pero una mirada rápida de Marcelo Ebrard, que en las últimas semanas ganó participación en las decisiones estratégicas, prohibió su salida al aire.

Los motivos fueron evidentes. “Lo que último que necesita en este momento López Obrador es caer en el juego del Frente”, argumentó el ex Jefe de Gobierno. Sacar al aire esos videos hubiera potenciado la polarización que buscaba el Frente. Después de un acalorado debate, se impuso esa mirada. Los spots no saldrán.

 

Con info. de La Política On Line