Meade se juega entero al debate, para recuperar el segundo puesto

José Antonio Meade inició una intensa preparación de cara al debate de hoy. El candidato suspendió gran parte de su agenda y se concentrará para la contienda en la CDMX.

Meade vive el momento más delicado desde que se anunció su candidatura. Los sondeos lo muestran tercero en las preferencias y desde Los Pinos deben contener el acercamiento de gobernadores del PRI con el entorno de Ricardo Anaya.

La semana fue complicada en la caravana del itamita  dado que eventos en diferentes entidades no tuvieron el público esperado.

Generalmente los debates no tienen un buen nivel de audiencia televisiva en México. El rendimiento allí es para el consumo del circulo ojo de la política y los negocios. Es el target al cual Meade debe convencer de que en una virtual polarización, podría terminar por alcanzar a AMLO.

El desafío es enorme porque si bien ha mejorado enormemente desde diciembre, en comparación con la audacia discursiva de AMLO, el histrionismo del Bronco y la elocuencia de Ricardo Anaya, el ex secretario de Hacienda sigue siendo demasiado gris, acartonado y poco explosivo.

En el “War Room” tricolor se contemplan para las próximas horas juegos de roles (todavía no se define quién hará de AMLO, Enrique Ochoa se ofreció pero no pasó el casting inicial), ejercicios de velocidad discursiva y técnicas de humor y creatividad.

 

Con información de La Política On Line