Alfonso Esparza hundió a Lobos BUAP

0
29890

Dos partidos definirán la permanencia de Lobos BUAP en la Primera División del futbol mexicano, pero la popularidad de Alfonso Esparza como rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) ya ha descendido a los niveles más bajos que se han registrado desde el inicio de su insipiente administración.

En los pasillos del edificio Carolino no se habla de otra cosa que no sea fútbol. Quienes han intentado solicitar una cita con el rector, comentan que reciben de sus más allegados respuestas como “no es el mejor momento”, “está de muy mal humor” o “no quiere saber nada que no sea de cómo salvar a los Lobos del descenso”

Lo que es una realidad, es que la racha de buena suerte se le acaba a Esparza y los problemas se le quedarán más allá de la fecha 17 del futbol nacional, especialmente los económicos.

La Universidad vive hoy un grave problema de liquidez para cumplir sus compromisos y el retraso en el pago de honorarios a los docentes y proveedores es cada día más preocupante. Dicen quienes laboran ahí que al Contador Esparza “no le salieron las cuentas” sobre lo que representaría mantener un equipo en Primera División, aun cuando se ha negado en múltiples ocasiones el dinero público para la manutención del equipo.

La euforia que la comunidad universitaria vivió con el ascenso de su equipo en otoño de 2017, hoy se ha extinguido por completo. Como ha sucedido en muchos otros casos del deporte nacional, el desempeño deportivo de los equipos y el esfuerzo de sus jugadores no definen los resultados cuando aparecen en la cancha intereses políticos, económicos, o personales.

En su obsesión por ganar la reelección y mantenerse al frente de la máxima casa de estudios del Estado por cuatro años más, sus asesores le recomendaron tomar como único estandarte al equipo de futbol universitario, lo que le generaría el reconocimiento dentro y fuera de la universidad.

En octubre de 2016, el rector y su hija Luza Esparza, depositaron toda su confianza en Rafael Puente del Río para cumplir el sueño de jugar en primera división.

La crisis de credibilidad que vivía Alfonso Esparza derivada de los modestos resultados académicos que han hecho descender a la BUAP cada vez más en los rankings nacionales e internacionales, la poca transparencia en la aplicación de los recursos públicos denunciados en diversas columnas periodísticas a lo largo de rectoría de Esparza Ortiz, las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación en torno al incumplimiento de los objetivos de la Contraloría Social de la Universidad, la discrecionalidad para modificar el Calendario Escolar a su antojo, así como su indiferencia ante los feminicidios cometidos contra estudiantes de la BUAP y de otras Instituciones Educativas quedaría “enterrada” bajo el césped del cancha del estadio universitario.

¡Y así fue! Alfonso Esparza se convirtió en el “héroe de la película” al adjudicarse el triunfo de Lobos BUAP sobre Dorados de Sinaloa, lo que le valió la reelección, pero también lo convirtió en el personaje “popular” que siempre soñó ser.

A partir de ese momento y con la “cara dura” que lo caracteriza, Esparza Ortiz, “sintiéndose” empresario del futbol, apareció en cadena nacional robando reflectores, recibiendo opiniones favorables de los especialistas deportivos por haber logrado el ascenso de Lobos BUAP a primera división.

Lo que nunca entendieron Alfonso y Luza Esparza– y que a la fecha siguen sin entender- es que el ascenso de Lobos BUAP fue en gran medida, producto de varias coincidencias fortuitas que rara vez se dan en un equipo que asciende y no a la consecuencia de un proyecto sólido, bien definido y, sobre todo, bien dirigido.

La primera de las coincidencias fue la contratación “milagrosa” de Rafa Puente Jr., pues la directiva ni siquiera lo buscó para invitarlo a convertirse en Director Técnico el equipo, sino que fue el mismo Puente quien contactó a Luza Esparza vía twitter para ofrecer sus servicios.

Si a esto le sumamos que Rafa encontró a un equipo que le respondió cuando éste, con su liderazgo y experiencia, supo transmitirles una gran motivación bajo una dirección técnica acertada, lo que derivó en una gran dosis de buena suerte que todo equipo que asciende o logra un titulo requiere.

Recordemos que Lobos BUAP se encontraba prácticamente fuera de la liguilla desde la mitad del torneo en el que ascendió. Así mismo, en el torneo de Apertura anterior, tampoco clasificaron, quedando en el lugar 15 de 18, y en el torneo previo, habían quedado en lugar 12 de la tabla general, en pocas palabras, antes de la fortuita llegada de Rafa Puente el proyecto LobosBUAP encabezado por Luza y Alfonso Esparza era todo un fracaso.

Ya en el torneo de Apertura en Primera División, los prominentes empresarios del balompié nacional siguieron pensando que eran “todos unos genios” del futbol, lo que abonó a la inmensurable soberbia que caracteriza a Alfonso Esparza y a su equipo de colaboradores, lo que les impidió darse cuenta de que Rafa Puente era y había sido, el artífice de todo el éxito del equipo y de remate, terminaron cesándolo faltando 4 partidos para que concluyera el Torneo de Clausura producto de varias derrotas,

La salida de Rafa Puente Jr. es el momento en el que Alfonzo Esparza, con el gran ego que lo caracteriza y la recomendación de su principal asesor José Hannan, dejaron en evidencia la negativa conducta de quien representa a una de las Universidades Publicas más importantes del país, con una total falta de valores morales, humanos, y en pocas palabras decencia y educación.

El no ser agradecido no es un pecado -solo atiende a personas con un perfil cultural muy bajo-, pero que Esparza Ortiz haya planeado en lo “oscurito” dejar al Auxiliar de Rafa Puente en su lugar y sin que éste haya tenido conocimiento, está por demás alejado del estandarte de valores que representa la Universidad.

Puente Jr. se sorprendió al enterarse de su destitución por medio de las redes sociales, pero no le causó extrañeza, ya que durante el tiempo que se desempeñó Director Técnico conoció los alcances de Esparza y de Hannan, quien solo por recordar una anécdota, quedó evidenciado con los audios que salieron a la luz en el año 2006, donde Hannan y otros personajes tramaron y llevaron acabo la compra de jugadores de Dorados para que salieran beneficiado el Puebla y así lograra su ascenso en esa controvertida final jugada en 2005.

En ese entonces el Gobernador de Sinaloa documentó todas las visitas sospechosas del Sr. Hannan a ese Estado cuando el era un simple periodista local. ¡Ese es el Presidente del Patronato de Lobos BUAP!

El equipo universitario se encuentra a solo 180 minutos de convertirse en uno de los equipos con el peor desempeño de la Liga MX y regresar nuevamente a la de Ascenso. La directiva no solamente se equivocó en cortar por completo el proyecto del técnico, sino que las formas en que se operó la salida de Puente fueron en un acto carente de ética deportiva y profesional, orquestado al más alto nivel de rectoría.

“Le jugaron por la espalda” al exanalista de la cadena ESPN para dejar en su lugar a Daniel Alcántar, quien fue nombrado desde hace una semana nuevo técnico de Lobos BUAP.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here