El 89 aniversario del PRI

0
123

Durante de este periodo intercampañas se celebró el aniversario 89 del Partido Revolucionario Institucional,  lo festejaron con cientos de asistentes de todo el país, así como de gobernadores, secretarios de estado, ex dirigentes y por supuesto el invitado especial fue el candidato presidencial del PRI José Antonio Meade Kuribreña, el primer candidato en la historia del partido, que no surge de su militancia.

El evento marca el nacimiento del instituto político en 1929 bajo las siglas del PNR, mismo que evolucionó y se convirtió en el partido hegemónico que mantuvo el poder hasta el año 2000, cuando perdió la presidencia frente a Acción Nacional. Al  haber terminado en tercer lugar en aquellas elecciones, algunos pronosticaban el final del PRI; sin embargo, mantuvo el poder local a través de sus gobernadores, quienes conformaron la CONAGO para ser un contrapeso al poder ejecutivo federal.

Sólo le tomó 12 años al PRI recomponer el rumbo y encontrar un candidato carismático y competitivo que le hiciera frente al partido en el poder y a una izquierda fortalecida. El PRI encontró la fórmula para retomar el poder, aprovechando el uso de los medios de comunicación, principalmente las televisoras. El “homo videns”, que describió Sartori, fue el gran elector en aquella época. Ahi también nació la nueva relación medios-poder político, que permitió al presidente Peña, llevar adelante sus reformas estructurales, en una estrategia política eficiente, que sumó a los principales partidos opositores.

El aniversario 89 del PRI llega en un momento histórico diferente. En solo un sexenio, las condiciones políticas del país son diferentes a las que existieron en 2012. Hoy los antiguos soportes del régimen como las televisoras han perdido credibilidad, por el avance y el uso cada vez más extendido, de las redes sociales y los partidos que hicieron posible las reformas estructurales, se han coaligado para disputar el poder presidencial al otrora partido hegemónico. Nunca en la vida institucional del PRI su candidato había estado en tercer lugar de las preferencias al inicio de la campaña presidencial. Ademas que el escenario internacional y nacional se ha vuelto más complejo, por los índices de violencia que vive el país, derivado de la lucha contra el narcotráfico. Por si esto fuera poco, la negociación del tratado económico más importante para México, el TLCAN, vive al parecer sus últimos días, ante la postura xenofobica y proteccionista del presidente Trump, sin dejar de tomar en cuenta, los desencuentros diplomáticos que han marcado la actual relación de nuestro país con el vecino del norte.

En su discurso frente a los militantes priístas, el candidato ciudadano Meade destacó lo innegable, los errores que han tenido como instituto político, dijo ante sus seguidores, “En el juicio histórico del PRI se aprecian grandes aciertos y también errores. Ahora sabemos dónde perdimos rumbo qué decisiones implicaron costos para el país y para el partido y cuáles, al dejarlas de tomar pusieron en riesgo la estabilidad y el crecimiento. Porque conocemos y reconocemos decisiones equivocadas estamos decididos a impedir que el país vuelva a tropezar” esto en clara referencia a sus militantes que han sido detenidos por mal uso de recursos públicos.

Tambien el lugar le sirvió para criticar a sus adversarios sin nombrarlos, al comentar, “Nadie puede dejar de explicar de qué ha vivido, ningún candidato puede usar la contienda para lavar sus culpas y su dinero, no hay cortina de humo que valga, el que la hace debe pagarla”.

Quedan poco más de tres meses para el día de la elección, los números no se han modificado, las baterías de los voceros y coordinadores están enfocadas en tratar de llegar al segundo lugar, para después en las campañas oficiales poder alcanzar al puntero en empate técnico y apostar al uso de  la maquinaria electoral el 1 de julio y con ello conservar el poder ejecutivo.

La tarea luce difícil, precisamente los errores que menciona Meade no serán perdonados por los electores. Lo dijo en su momento Luis Donaldo Colosio, “el gobierno actúa y el partido resiente”. La elección de 2018, puede ser la oportunidad para que en el caso de que la clase política pierda la presidencia, la militancia recupere al partido. Aunque aún no hay nada escrito en términos electorales, el PRI actual se enfrenta a la elección más difícil en sus 89 años de historia. Ya en 2000 sus detractores lo dieron por muerto y sin embargo logró recuperarse. Vamos a ver si está elección, los mexicanos están dispuestos a darle una segunda oportunidad. Al final el PRI perdiendo gana, si su clase política aprende la lección y recupera a esa institución política que sin duda y a pesar de los pesares, ha sido un referente en la vida política de México. No todos los días se cumplen 89 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here