PRI dice que Anaya desvió fondos de “moches”: temor en el PAN por nexos con constructoras

Creen que el Gobierno señalará nuevas empresas vinculadas a la trama. Distancia de los gobernadores.

0
359

Ayer jueves el vocero de José Antonio Meade, el senador con licencia Javier Lozano disparó en un video “¿Será lo de Anaya lavado de ‘moches’?”. De este modo abrió la puerta al próximo capitulo de la trama de corrupción que golpea de lleno la campaña presidencial de Ricardo Anaya.

Hoy viernes, Enrique Ochoa hizo réplica de esto en una entrevista para MVS. “¿De dónde viene el dinero -refiriendo a los 54 millones de la compra-venta de un inmueble-? Cuando fue diputado federal fue el escándalo de los moches. Y lo que estamos diciendo es que la autoridad debe investigar si este dinero viene de los moches porque no ha quedado claro bajo ningún documento oficial su procedencia”, sentenció el líder priista.

Según pudo concoer LPO, Ochoa está convencido de que junto con otros diputados federales panistas de ese entonces, Anaya creo firmas constructoras para direccionar los fondos del llamado Ramo 23. Según el cálculo que hace el dirigente tricolor en privado, cuando Anaya llegó a la dirigencia panista la red de constructoras se habría incrementado exponencialmente.

El escándalo está creciendo a gran velocidad. Los gobernadores del PAN no han salido a defender a Anaya y se multiplican los encuentros de estos mandatarios o bien con Felipe Calderón o bien con enviados de Meade.

En 2015 legisladores y líderes del Acción Nacional denunciaron la presunta desviación de recursos públicos desde la dirigencia panista para el supuesto financiamiento de la candidatura presidencial de Anaya a través del llamado “Ramo 23”, conocido como el de “los moches” y que tiene como objetivo que el gobierno federal otorgue recursos a estados y municipios a través de fondos específicos.

Con la enredada acusación sobre presunta triangulación y lavado de dinero a través de empresas fantasmas que hacen al candidato del Frente, el PRI aprovechó para volver a ventilar ese escándalo.

Lo que argumentan, es que Anaya no ha sido capaz de explicar cómo logró comprar un terreno de diez millones de dólares cuando no tenía ingresos para una operación de ese tipo y que después vendería por 54 millones a Barreiro a través de dos prestanombres. “Si fuera legitimo el dinero hubiera sido declarado en su 3de3”, considera.

 

Con información de La Política On Line

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here