Nuestro Cuerpo para bien o para mal

0
196

Todos nacemos con un cuerpo y nos acompaña hasta la muerte, es como un traje hecho a la medida, algunas veces nos gusta este traje o bien la mayoría de las veces tenemos algo que no nos gusta de él y que nos gustaría cambiar, que cambiamos o terminamos escondiendo con ropa holgada, larga o aparentándolo con ajustadas fajas que no dejan que este cuerpo se sienta bien.

Gracias a nuestro cuerpo en su conjunto podemos disfrutar diferentes emociones, sensaciones, movimientos, expresiones corporales, dolor, placer, lenguaje corporal ya que es parte de  nuestra sexualidad. La corporalidad es el conocimiento inmediato de nuestro cuerpo, el mar en estado de reposo o en movimiento, en función de la interrelación de sus partes y su relación con el espacio y los objetos que nos rodean (Le Boulch, 1981).

Nuestro cuerpo es parte de un todo pero a veces pensamos como si fuera formado por partes por ejemplo me duele el dedo pequeño de mi mano, como si no fuera parte de mi corporalidad, de un todo integrado.

Estamos tan empeñados en modificarlo que hasta la forma de respirar cambiamos con tal de que no se nos infle la pancita, usamos algunas mujeres zapatillas altas e incomodas con tal de hacer que nuestro cuerpo se vea más alto estilizado, se nos noten los glúteos, se tornen las piernas en fin, y me refiero en este momento a mujeres porque somos las que más estamos en desacuerdo con nuestra corporalidad en varios aspectos y etapas de nuestra vida; quizás porque culturalmente se nos exige más en cuanto a nuestra corporalidad, por un lado la sociedad juzga patrones que salen de lo estético y los medios visuales nos bombardean con mujeres de cuerpos esbeltos, simétricos, cero llantitas, imperfecciones, estrías y prototipos que nos venden como cuerpos perfectos y saludables.

 

Lo curioso es que solo el 2% de la población cumple con estos estándares y ¿que pasa con el resto que no cumple con estos prototipos?

Se siente incómoda , apenada, tímida con su cuerpo o con deseo de cambiar más busto, menos busto, glúteos más grandes, estatura mayor, menor , cambiar mentón, nariz, color de piel, cabello lacio, chino bueno un ejemplo de esto es Michel Jackson.

La sociedad estereotipa y etiqueta las conductas femeninas y masculinas, donde a la mujer se le enseña a reprimir su corporalidad y expresar sus sentimientos y al hombre se le permite expresar su cuerpo y reprimir sus emociones.

Y si a esto le agregamos la falta de contacto físico, que es una manera de comunicarnos y no por falta de cariño, sino porque nadie nos enseña  a querernos, a conocer nuestro cuerpo en su totalidad, nos hablan de nuestro cuerpo y sus partes de la cintura para arriba y de los muslos para abajo, olvidando partes importantes de toda nuestra corporalidad, permitiendo este autoconocimiento para niños y niñas sin miedo, culpa, con la naturalidad, respeto, autocuidado, que se merece nuestro cuerpo.

No olvidemos que nuestro cuerpo es el que vive, siente, expresa sus emociones, sensaciones placenteras, no placenteras, bienestar, dolor amémoslo tal cual es con ese gordito de más, con cintura o sin ella, cuidémoslo, con una dieta adecuada, meditando, haciendo ejercicio, con esas estrías, con todo aquello que nos guste o no.

Finalmente nosotros decidimos que hacer con nuestro cuerpo, nadie estará obligado a que lo quieran como nosotros ni tampoco podemos hacer responsable a nuestra pareja.

Jueguen, toquen, aprendan y diviértanse.

Hoy Toca

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here