Violencia en el Noviazgo

0
298

Nadie nos enseña amar y a vincularnos, cuando esto sucede, actúan nuestras hormonas y nuestro cerebro sublimado no vemos situaciones de violencia o las minimizamos, que pueden estar sucediendo, puesto que en nombre del amor creemos tener la capacidad de cambiar a nuestra pareja.

La violencia en el noviazgo la viven hombres y mujeres, sin embargo se da en mayores ocasiones en mujeres.

Las relaciones de pareja se ven influenciados por diferentes factores; la forma en la cual vivimos el amor en casa con nuestros padres o cuidadores, la poca experiencia al respecto juega un papel importante. La violencia, autoestima, nuestra cultura, los medios de comunicación, son en parte factores que influyen en nuestra percepción y conducta con respecto a nuestra forma de relacionarnos con nuestra pareja.

Esta guerra o diferencia de sexos que a veces pareciera que no tiene un tinte sexista, lo hacemos con juegos en fiestas e incluso en las aulas, en fiestas y reuniones familiares. El juego de “haber quiénes son más inteligentes los niños o las niñas” competencias sexistas que refuerzan los tradicionales roles de género.

En el nombre del amor justificamos situaciones de violencia y llega el momento, en el cual, se piensa que; me cela porque me ama, me llama constantemente por que se preocupa por mí, no es que me esté acosando.

Esta violencia en el noviazgo puede ser física, psicológica, sexual por parte de alguno de los miembros de la pareja donde el móvil es mantener una relación de desigualdad y de poder.

La violencia tiene su ciclo o fase la primera es la tensión donde puede haber roces constantes, por situaciones diversas, tales como; no me llamas, porque no me contestas, porque te vistes así pareces una…

La siguiente fase es la violencia física. Los golpes, que pueden terminar en el hospital e incluso matar a la pareja.

La fase tres es la luna de miel cuando el violentador (a) se arrepiente y le manda flores, escribe cartas, o simplemente la abraza y le dice te perdono, ya no lo vuelvo hacer tú tienes la culpa por no hacer lo que yo te diga.

Muchas chicas(os)  vuelven a caer en el error de ese falso arrepentimiento y perdonan una y otra vez y este círculo vicioso se repite. Por eso es importante que todos y (as) podamos conocer y reconocer todas las señales de alarma para no vivir situaciones de violencia o poder ayudar a quien las vive.

Es tan evidente cuando conocemos a alguien, que de pronto cambia su comportamiento, si era muy sociable de pronto se puede aislar, vivir con miedo, ansiedad, golpes o lesiones que se hace supuestamente por accidente o cubren con maquillaje, el justificar situaciones de violencia en nombre del amor que cree sentir.

La terapia es una buena alternativa para dejar de vivir situaciones de violencia si no podemos tener la resiliencia para dejar de sufrir estas situaciones de violencia en el noviazgo, el apoyarse con personas que confíen para que vivan un acompañamiento durante el proceso.

Nadie debe de permitir ser violentado sea hombre o mujer por el contrario el noviazgo es una etapa bonita que experimentamos y debemos disfrutar todos los beneficios que tiene, no olvidemos que la violencia genera más violencia.

Recuerden siempre que

Hoy Toca

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here