¿La austeridad del Presupuesto restará apoyos de gobernadores a la candidatura de Meade?

Para 2018 los recursos destinados a las entidades y municipios tuvieron recortes sustanciales.

0
96
El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, entregando a la Cámara de Diputados el paquete económico 2017. NOTIMEX/FOTO/GUILLERMO GRANADOS/GGV/POL/

Es imposible pensar que el Paquete Económico que año con año presenta el Gobierno a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no esté exento de tintes políticos. Pero este año es especial cuando su cabeza es visto con altos chances para ser candidato a la presidencia, lo que abre interrogantes sobre qué tanto determinó esta posibilidad en la propuesta entregada.

Un punto clave para cualquier candidato es su relación con los gobernadores y estar a cargo de las finanzas vuelve este escenario más denso, pues puede generar relaciones tensas, ya en su momento se vio cuando Miguel Ángel Yunes asumió la gubernatura veracruzana y exigía mayor presupuesto que era negado de entrada por José Antonio Meade.

Y ahora, en que cada vez quedan menos dudas de que el actual secretario de Hacienda pueda ser lanzado en 2018 para competir contra Andrés Manuel López Obrador, toma más relevancia el estudio de su proyecto presupuestal para ese año, ¿se siente determinado por sus posibles aspiraciones presidenciales?

Analistas consideran que no se percibe así, aunque sí destacan elementos que pueden jugar a favor y en contra. En el tema del apoyo a los gobiernos locales ha de verse con sumo cuidado pues para el año que viene se ve bastante ajustado, con cifras considerablemente a la baja en algunos de sus conceptos, pero en general tampoco resulta alarmante.

Hay que recordar que los recursos que se destinan a los estados y municipios dependen de la recaudación del Gobierno Federal, luego entonces, en su cálculo para este año, el presupuesto se ve bastante ajustado, con bajes importantes en sus principales rubros.

Se trata del apartado de Gasto Federalizado, el cual tuvo una caída de -0.9% frente a lo estimado para este 2017 según la Ley de Egresos que presentó Meade y será discutida en la Cámara de Diputados.

Este gasto se divide en dos: las Participaciones, que crecieron en 3% y son aquellas que las autoridades locales tienen más libertad para disponer de ellas, en tanto que las Aportaciones, que mostraron un estancamiento de 0.5%, son aquellas que están etiquetadas, es decir, están ya destinadas para tema de educación, infraestructura, etc.

Uno de los puntos más controversiales todos los años es el del Ramo 23 tuvo una importante reducción del 71%. En este se contienen, entre otros, los fondos de para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal (Fortalece) y el de Proyectos de Desarrollo Regional.

Ambos son bien conocidos como los “fondos para moches”, pues en estos se centran los cabildeos de los gobernadores y presidentes municipales en San Lázaro. La caída en el último fue de hasta 80%.

Sin embargo los analistas recuerdan que estos dos fondos siempre terminan ajustándose a la alza. Se sabe que hay quienes los han utilizado para cobrar comisiones o moches a los gobiernos estatales o municipales.

Críticas y alabanzas

Si bien el presupuesto aún está determinado por las decisiones que tomen los diputados federales, los analistas consideran que, así como está, no generaría grandes tensiones con los gobernadores, pero sí los llamará a encuentros con Meade para tratar de negociar más recursos.

El abogado Luis Enrique Pereda, profesor del ITAM, recordó en diálogo con LPO que en cuando el funcionario estaba a cargo de la Sedesol “hizo varios acercamientos importantes con municipales y gobernadores”

“El mejor escenario es hacer un presupuesto que no meta mucha presión, que sea realizable. Eso será su mejor oferta electoral, que meter recursos solo para las simpatías electorales y después termine repercutiendo en las finanzas”, expuso el politólogo.

En ese punto coincidió el economista Julio Soto, quien resalta el cuidado que ha tenido Meade en términos de mantener la estabilidad macroeconómica -el eje principal de sus discursos-. “A Meade se le va a evaluar por conservar lo macroeconómico y seguir las recomendaciones de la OCDE”, indicó Soto.

En otra línea, el politólogo itamita también recalcó otra ventaja para el encargado de las finanzas mexicanas: “Ya quisieran otros participantes el reflector y el espacio en medios que tiene naturalmente”.

Desde su perspectiva este paquete “es un presupuesto hecho con inteligencia, conservador, acorde con los elementos que pudieran golpear la estabilidad económica del país”, consideró Pereda, que además recuerda que su aprobación final será incierta, pues mucho dependerá de lo que decidan los legisladores del recinto de San Lázaro.

Pero las críticas no se quedan atrás: para el economista de la consultoría es que este es un paquete que no está pensado para equilibrar condiciones sociales, opinó en diálogo con La Política Online.”No es un tema de José Antonio Meade, sucede que las aportaciones se deciden en base a una fórmula que favorece a algunas entidades y castiga a otras”, explica.

Lo que refiere es que estas fórmulas identifican a las entidades que tienen mayor recaudación y es a ellas a las que se les destina más recursos de Aportaciones, lo que por tanto, castiga entidades con un PIB menor, entidades como Oaxaca, Chiapas o Guerrero, de las más pobres del país.

“El Presidente Enrique Peña Nieto decía en su informe de Gobierno que esperaba acabar con la pobreza extrema en un plazo de aproximadamente 10 años, sin embargo siguiendo esta ruta, se ve difícil que se logre este objetivo”.

“En términos reales les fue mal, si es un retroceso”, explicó Soto. Sobre todo preocupa una fuerte caída en el ámbito educativo, lo que llama la atención cuando la reforma educativa ha sido uno de los principales estandartes de este Gobierno.

 

Con información de La Política On Line

DEJA UNA RESPUESTA