El fin de “Sexenio”

Eran poco más de las 10 de la mañana.

A mi celular entraron unos mensajes

¡Tonny, buen día!
¿Dónde andas, te puedo marcar?.

Ignore los mensajes del poderoso editor  y me dispuse a asistir a un desayuno. Una mesera estúpida pero carnosa despertó mis apetitos.Un omelette con champiñones y agua de pepino con chía acompañaron la charla con un influyente empresario.
Al terminar la conversación abordé mi camioneta y mi curiosidad pudo más.

Le marqué al editor.

Amigo dime.

Mi Tonny, te aviso que Sexenio está a la venta, me dijo.
Pensé que era una “broma”.
Le pedí a mi amigo que me diera más detalles.
No se los detalles, es lo que tengo y es buena fuente”.

Para confirmarla aún más le hablé a una  amiguita que tiene las mejores relaciones con el patético de Luis Tifein. Ella, con esa voz que me encanta, me confirmó que el dueño del sexenio había puesto a la venta sexenio una vez que ya se había acabado su sexenio.

¿No sé por qué pensé en todos aquellos pasquines que sólo duran mientras el poder los mantiene.?

Sin decirle más decidí colgarle.

Le mande un mensaje a un viejo amigo que se las sabe de todas todas en esto de los medios y el poder. No tardo en contestarme.

Así es mi Tonny, Sexenio lleva en el nombre la penitencia, el “Gerry” lo puso arriba pero se le inyectaban millonadas cada mes, funcionaba como lavandería y como medio informativo era bastante malito, apenas unos destellos pero hasta ahí.

Sin ahondar más también le colgué.

Recordé cuando hace seis años el Gerry, Alex Basteri y el “gordo” Paz anunciaron con bombo y platillo la apertura del nuevo diario. La alianza funcionó poco y es que cada uno tenía sus propias ambiciones y sus propios fantasmas.

El Gerry optó por convertirse en un “Mirrey” y dedicarse a la polaca, se le puso al frente de un partido, compró una novia y hasta constructor se volvió. “Del partido lo quitaron, la novia lo botó y hoy Tony Gallo lo cobijó”.

Basteri es el hermano de un cantante venido a menos desde hace un buen rato.
Vive de su fama y de algunos negocios no tan claros que realiza con el amparo del poder; el “gordo” Paz crea portales que infla y después los vende al mejor postor, es decir vende espejitos.

Hace unos meses Sexenio anunció la llegada del nada brillante Luis Tifein a su dirección general. Pocos lo percibimos, pero con ese muchacho al frente del diario, el aroma a “cempasúchil” inundaba la redacción.

“Tiffein es señalado por la nueva familia como uno de los que orquestaron hace tiempo las agresiones en contra de Tony Gallo en la UDLAP”.

Llámenle Karma pero:´Le llegó su hora´.

Tome mi celular y le marqué a Luis Tifein.
Mi jefe a la orden ´–contestó-
“Game over maricón ” le dije y colgué.

Prendi un puro y con una sonrisa burlona pensé: Requiem aeternam dona eis, Domine, et lux perpetua luceat eis (Dales Señor, el eterno descanso, y que la luz perpetua los ilumine).

unnamed-2

Mi cuenta en twitter:  @soprano_tonny
Periodismo ficción.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here