Soliloquio compartido

0
299

Nos terminamos como se termina una copa de vino a medio llenar, estallamos como explota una bomba de tiempo a medio contar, nos extraño como se extraña lo jamás fuimos y que jamás será.

Porque si de amores clandestinos hablamos, de nosotras deberíamos comenzar a charlar, si los besos que no te di extrañan nuestras bocas o los silencios que callamos extrañan nuestros labios, las caricias que no tocaron extrañan nuestros cuerpos y hasta los cielos que nos acompañaron extrañan nuestros desvelos, entonces me queda claro que me vas a extrañar.

Vas a extrañar mis palabras, berrinches y ocurrencias así como extrañaré tus miradas, palabras e indecencias. Aún teniéndote cerca te extraño, nunca entendí muy bien tus susurros, ni tus desvaríos. Me ha sido complicado comprender a alguien como tú, y a pesar de ello entiendo cuando me hablas en silencio. Eres el ser más complejo que a mi vida ha llegado y nunca me imaginé caminar contigo de la mano.

Lograste que tu mirada me desarmara, tus lagrimas me conmovieran y tus labios me enloquecieran. Nos extraño más que nunca. Extraño eso que fuimos y no volveremos ser y extraño eso que fui porque no se que siga después. Somos la realidad de algo que no sucedió pero, Carajo! Todo eso sonaba tan bien.

Y no, no me dueles en ego como a toda la gente, me dueles en el amor propio que aún no me aprendo a dar. En mi filosofía de vida esta aférrame a aquello que me importa en verdad, así pues, que más da lo que suceda yo se que siempre para ti voy a estar. No se como de un libro en mi vida me las arreglo para hacer una trilogía. No te quiero lejos, no quiero, en verdad no. Aún hay tanto que aprender de ti, tanto que mostrarte, que las horas que hemos compartido hasta ahora, no son suficientes.

Limites Eva! Limites! Vaya aún te escucho decir eso en mi cabeza y no puedo marcarlos, ni siquiera conmigo misma. ¿Que evasivas son estas?  Como da vueltas la vida. Quizá algún día aprenda, quizá no bah! que más da. Sin más palabras ni rodeos, te agradezco porque en mi vida aún quieras caminar y porque en tus sueños de vez en cuando, aún me quieras visitar.

 

 

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA