El peso mexicano supera en bancos la barrera psicológica de las 20 unidades por dólar

El huracán monetario se acelera con los avances de Trump y las dudas sobre la deuda pública mexicana

0
146
Foto: Agencia Enfoque

Las cifras pueden ser malditas. México lo ha aprendido esta mañana. El peso ha rebasado por primera vez en la historia el límite psicológico de las 20 unidades el dólar. Aunque sólo fue en la ventanilla de los bancos y en una horquilla que apenas llegó a 20,09, la barrera que todos temían ha sido cruzada. La vertiginosa depreciación, acelerada por el avance de Donald Trump y la crisis del petróleo, está llevando al país a una zona turbulenta. Y lo que es peor, ningún experto está seguro de cuál es el límite.

En lo que va de año, la divisa se ha depreciado más de un 20% frente al dólar. Y en una sola semana se ha convertido en la moneda más golpeada de los países emergentes. El huracán ya ha puesto en duda las previsiones gubernamentales de un cambio de 18,2 pesos el dólar para 2017. Pero ante todo ha destapado las presiones a las que está sometida México.

Siendo una de las economías más fuertes del hemisferio, con tasas de crecimiento superiores al 2%, muy por delante de Brasil y Argentina, el país no logra disipar las dudas sobre su salud. De poco ha servido que tenga la inflación varada por debajo del 3% ni que las remesas procedentes de sus emigrantes en el vecino del norte hayan crecido al 7,5% y superen, gracias a la caída del peso, los 15.000 millones de dólares sólo de enero a julio. Ni siquiera vale que su sector exportador, volcado al 80% en Estados Unidos, se beneficie como nadie en el planeta de esta depreciación.

La desconfianza está prendiendo y el peso, la octava divisa más líquida del mundo, lo sufre. La posibilidad de que la Reserva Federal aumente sus tipos de interés esta semana amenaza con disparar la volatilidad financiera y facilitar la salida masiva de capital hacia Estados Unidos en detrimento de los países emergentes. Trump, el otro gran espectro mexicano, avanza con pasos firmes en la campaña y, de momento, nadie le ha tumbado. Y el petróleo, el principal combustible de las arcas públicas mexicanas, sigue en horas bajas, obligando al Gobierno a ahondar los recortes y, a la postre, a limar su potencial de crecimiento.

En este escenario, el recurso al endeudamiento público no ha hecho más que dañar la credibilidad de México. La deuda ha subido 13 puntos desde el inicio del mandato de Enrique Peña Nieto y ya supera del 50% del PIB. Una cifra que para un país con un 46% de la población en la pobreza es considerado excesivo por numerosos observadores internacionales. Las agencias calificadoras lo han alertado e incluso han advertido de la posibilidad de degradar su nota para México. Una decisión que, pese a estar aún muy lejos, significaría echar más leña al fuego: a peor calificación, menos confianza y menos inversión. Resultado: un peso más débil. La tormenta no ha hecho más que empezar.

Por Jan Martínez Ahrens
Fuente: Periódico El País

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA